La Corona de Aragón en la empresa americana. La américa española, 23/12/2016


La pretendida falta de participación de400px-reinos_antiguo_regimenla Corona de Aragón en la empresa americana de España, no se sostiene desde ningún punto de vista. Únicamente hubo ausencia de tripulantes en el primer viaje de Colón, ya que a partir del segundo en 1493, fueron numerosos y relevantes los personajes que pertenecientes a la Corona de Aragón participaron en la gesta americana. Y si algo menor fue su número en comparación con los castellanos, andaluces o vascos, ello se debió a factores principalmente demográficos, así como económico-geográficos, dado que su comercio se concentraba más en el Mediterráneo por evidentes razones de proximidad, pero nunca hubo factores jurídicos.
El descubrimiento de América se convirtió en alianza y base de interés común, contribuyendo poderosamente a la unidad de España. Y no en vano Colón llamó Hispaniola (y no Castellana) a la primera isla ocupada. Por aquel entonces dominaba la concepción de la vieja Hispania romana federal.

Progresivamente, los comerciantes aragoneses fueron desplazando sus intereses del Mediterráneo al Atlántico, y una legión de navegantes, soldados, conquistadores, políticos, clérigos, juristas, escritores, cartógrafos, urbanistas y profesionales distinguidos en todas las artes y oficios se incorporaron a la gran tarea común, incluidos administradores de la Casa de la Contratación.

El factor población si fue relevante, ya que la Corona de Aragón solo suponía el 12,8% del total peninsular, incluido el Reino de Mallorca y las islas Canarias.  Valencia aportaba el 4,7%, Cataluña el 3,6%, Aragón el 3,7% y Mallorca el 0,75%.

En el año de 1500 la población estimada para España y Portugal era de algo menos de 7 millones de habitantes:

Castilla:   4.535.000 habitantes

(Granada 300.000, Canarias, 35.000)

Aragón:   861.000 habitantes

(Aragón 250.000, Cataluña 240.000, Valencia 320.000, Mallorca  51.000)

Navarra:  120.000

Portugal: 1.200.000

En Aragón y en particular en Cataluña con posterioridad a la Peste Negra y hasta 1497, se perdió el 41 por ciento de la población. No fue hasta principios del siglo XVI que comenzó la recuperación, pero los niveles pre-peste no se alcanzarían hasta el siglo XVIII: 508.000 habitantes en 1717.

Respecto a factores económico-legales, en 1522, Carlos I de España rechazó una petición de Barcelona para obtener permiso de comercio directo con América desde sus puertos, y remitió a los comerciantes catalanes (como al resto de habitantes de España) a trasladarse a Sevilla (más tarde a Cádiz) y hacer uso de sus infraestructuras. Desde el punto de vista legal no había ninguna restricción, tan solo las exigencias que cualquier castellano también debía obedecer.

Los comerciantes forasteros establecidos en Cádiz, ya a mediados del XVI y con seguridad ligados a la Carrera de Indias, eran cinco castellanos (cuatro de Burgos), seis catalanes, seis vascos, un gallego, un valenciano, un aragonés, un cordobés y varios toledanos. Además había 40 comerciantes extranjeros. Martínez Shaw opina que, en el primer tercio del siglo XVII, Cádiz se consolidó como desembocadura de la exportación catalana, mercado de artículos coloniales con destino al Principado y plataforma única para la empresa americana y considera que jugó un papel similar para la burguesía mercantil valenciana. Jaume Vicens Vives cita, como ejemplo del protagonismo creciente de los catalanes en esos años, el envío de franciscanos catalanes a América en 1508.

Sobre el mito de que la población aragonesa tenía restringida la migración al nuevo continente, Carlos I estipuló la igualdad de derechos entre los súbditos de Castilla y los de Aragón en las Leyes de Indias. Una célula real en tiempos de Felipe II evidencia que los aragoneses, catalanes, valencianos y mallorquines contaban con la misma consideración legal que el resto de españoles “para circular por las posesiones hispánicas en América“, donde los extranjeros tenían prohibida su presencia: “No residan en las lndias y salgan luego de ellas todos los extranjeros, que no fueren naturales de los reinos de Castilla y Aragón”.

De las numerosos personas que tenían su origen en el territorio de la Corona de Aragón y participaron en la empresa americana de España, destacamos las mas relevantes:

Fernando II de Aragón (1442-1516, Sos), rey de Aragón y de Castilla y regente de Castilla. Impulsor convencido de la empresa americana junto con su esposa la reina Isabel I de Castilla.

Luis de Santangel (1435-1498, Valencia), escribano de Aragón e íntimo del rey Fernando, abogó ante los reyes en favor de la causa de Colón, y además, adelantó su fortuna personal, y sin intereses, los 1.140.000 maravedíes que correspondía pagar a la corona, que constituía más de la mitad de los 2.000.000 que costó organizar el primer viajeGabriel Sanchez (siglo XV-1505, Zaragoza), tesorero real de Aragón, apoyó la causa de Colón ante los Reyes.

Juan Cabrero (1440-1514, Zaragoza), camarero del Rey y amigo de Colón, que apoyó el proyecto colombino.

Juan de Coloma (1440-1517, Borja), secretario real que negoció con Colón las Capitulaciones de Santa Fe, en abril de 1492.

Bernat de Boïl (1440-1509, Zaidín, Huesca), ermitaño en Montserrat y consejero del rey Fernando. Junto con doce monjes de Montserrat, emprendió al lado de Colón el segundo viaje a América. Boïl fue encomendado Vicario Apostólico de las Indias Occidentales. Las tres primeras iglesias fundadas en América por los españoles fueron dedicadas a Montserrat, Santa Tecla (patrona deTarragona) y Santa Eulalia (patrona de Barcelona). En este viaje se bautizó a una de las islas descubiertas con el nombre de Montserrat.

Jaume Ferrer de Blanes (1445-1523, Vidreres, Gerona), quien fuera nombrado por los Reyes Católicos en 1493 para fijar los límites entre España y Portugal en la América recién descubierta, cuestión zanjada en el Tratado de Tordesillas en 1494.

Ramón Pané (siglo XV-XVI, Santa Maria d’Ullà), fraile jerónimo catalán, autor del primer libro escrito en América ,“Relación Acerca de las Antigüedades de los Indios“, fue con Colón en 1493. Primer hombre en publicar un escrito sobre las costumbres y las lenguas de un pueblo de América, el taíno, y el primero en hablar una lengua americana.

Pere Margarit (1456-1500, Castell de l’Empordà, Gerona), jefe militar del segundo viaje de Colón.

Miquel de Ballester (siglo XV-XVI, Tarragona), alcalde de Santo Domingo (1500) en la isla Hispaniola e inventor del primer ingenio productor de azúcar en 1505.

Joan Grau i Ribó, barón de Toloriu (siglo XV-1537, Lérida), uno de los capitanes de Hernán Cortés. Casó con una hija de Moctezuma, Xipaguazin.

Miguel Rifós (siglo XVI, Sarriá) participó en la expedición de 1526 al Río de la Plata de Sebastián Caboto, Piloto Mayor del reino.

martin-de-ampues

Juan Martín de Ampués

Juan Martín de Ampués, (siglo XV-1533, Zaragoza), fue regidor en Santo Domingo y el 26 de julio de 1527 fundó la ciudad de Coro (Venezuela). Estableció colonias para explotar los productos de la tierra, dando participación a los indios.

Bartolomé Ferrer (1499-1550, Levante), piloto a las órdenes de Juan Rodriguez Cabrillo en la expedición española a California en 1542.

Joan Cristòfor Calbet d’Estrella (1505-1593, Sabadell), escritor y cronista real de las Indias, miembro de la Corte española y preceptor de los príncipes. Escribió una crónica sobre la conquista del Perú, “Rebelión de Pizarro en Perú y vida de Don Pedro Gasca” y fue biógrafo del Emperador Carlos V. Como historiador de la gesta hispánica sobresale por encima de todos.

Jerónimo Ortal (siglo XVI, Zaragoza), exploró en 1531 las cuencas del Orinoco y de los ríos Huyaparí y Meta.

Joan Claret (siglo XVI, Barcelona), comerciante que dedicó la mayor parte de su fortuna personal a financiar expediciones a América.

Jaume Rasqui (siglo XVI, Valencia), fue uno de los conquistadores del Río de la Plata. A finales de 1557 firmó capitulaciones con el Rey para una nueva expedición en la que se comprometía a fundar cuatro pueblos en el Río de la Plata.

Luis Beltrán (1526-1581, Valencia), fraile dominico, evangelizador de las poblaciones ribereñas del caudaloso Magdalena en tiempos de Felipe II.

Rafael Ferrer (siglo XVI -XVII, Valencia), jesuita especialista en lenguas indígenas y autor del “Compendio de la doctrina cristiana en lengua cofana“.

Diego Ramirez de Arellano (siglo XVI-1633, Játiva, Valencia), cosmógrafo que participó entre 1618 a 1619 en la expedición de los hermanos García Nodal al Estrecho de Magallanes, que descubrieron las islas chilenas nominadas en su honor Diego Ramirez. En 1620 fue nombrado piloto mayor de la Casa de la Contratación de Sevilla.

Pere Claver Sobocano (1580-1654, Verdú d’Urgell), conocido como Sant Pere Claver, misionero en Nueva Granada y protector de esclavos.

melchornavarra

Melchor Navarra y Rocafull

Joan Orpí Pou (1593-1645, Piera), conquistador de las zonas de Unare y Aragua y fundador de Nueva Barcelona y de San Pedro Mártir (esta zona fue llamada Nueva  Cataluña), pero después pasó a la jurisdicción de Cunamá.

Juan  de Palafox y Mendoza  (1600-1659, Fitero), Fiscal de Indias en tiempos de Felipe IV. Se ordenó sacerdote, pero siguió ocupando cargos políticos, hasta que en 1640 fue designado obispo de Puebla de los Ángeles, en Nueva España.

Pedro Porter y Casanate (1608-1662, Zaragoza), explorador de la Baja California entre 1643 y 1651, fue gobernador de Sinaloa en 1641-1647 y de Chile en 1656-1661.

Melchor Navarra y Rocafull (1626-1691, Torrelacárcel), Virrey del Perú entre 1681 y 1689. Fortificó Lima y Trujillo para defender ambas ciudades de los piratas, dió un nuevo impulso a la minería con la extensión de la mita y se esforzó por reducir ciertos privilegios eclesiásticos (inmunidad, protocolo, provisión de curatos, etcétera).

Juan Fernandez (1640-1693, Orihuela), misionero autor de varios estudios, especialmente etnográficos (“Relación de los indios seri”, etc).

Antonio Margil de Jesus (1657-1726, Valencia), el misionero que más kilómetros recorrió en todas las Indias. En Nicaragua escribió una “Gramática de la lengua tzotzil“. Tras ser capturado y atado a un árbol por los indios choles, gracias a su oratoria logró que lo liberasen. Erigió hasta ocho iglesias en la zona.

Manuel de Oms y de Santa Pau (1659-1710, Barcelona), Virrey del Perú (1707-1710). En 1709 se estableció en palacio la primera academia literaria.

Benet Garret Arloví (1665, Agramunt), obispo de Nicaragua.

virrei-amat

Manuel de Amat

Ignasi Sala (1686-1754, Lérida), ingeniero militar, nombrado Gobernador de la plaza y provincia de Cartagena de Indias con el grado de Teniente General de los ejércitos y Mariscal de Campo el 21 de octubre de 1748.

Pedro de Cebrian y Agustín (1687-1752, Lucena de Jalón), conde de Fuenclara, Virrey de Nueva España entre 1742 y 1746. Conquistó y colonizó la Sierra Gorda.

Juan Antonio Artigas (1693-1775, Puebla de Albortón, Zaragoza), militar, fue uno de los fundadores y primeros pobladores de Montevideo.

Manuel Amat Juyent (1704-1782, Vacarisas, Barcelona), miembro de una aristocrática familia catalana, decidió ingresar en el ejército, en el que alcanzó el grado de mariscal de campo. Nombrado en 1755 capitán general y presidente de la audiencia de Chile, destacó al organizar una eficaz fuerza defensiva a partir de las milicias urbanas, al tiempo que impulsaba las obras públicas. En 1761 fue designado presidente de la Audiencia de Lima y Virrey del Perú, creando un cuerpo del ejército español bajo la advocación de La Mare de Déu de Montserrat (Madre de Dios de Montserrat). Este cuerpo participaría en las expediciones de descubrimiento de importantes islas del Pacífico, como por ejemplo las de Tahití en 1771. Introdujo el refinamiento en la corte virreinal y embelleció la capital con hermosos edificios. El Virrey Amat volvió a Barcelona y construyó su residencia, conocida hoy como el Palau de la Virreina.

Fray Junípero Serra (1713-1784, Petra), trás la expulsión de los jesuitas de la Baja California, fueron los franciscanos quienes ocuparon las misiones de esta región y, al iniciar las tropas españolas la conquista de la Alta California, en 1769, fray Junípero y sus misioneros participaron activamente en el descubrimiento de Monterrey, a la vez que se consagraban a la tarea evangelizadora de los indígenas. En su labor fundadora, establecieron las misiones de San Diego (1769), San Carlos (1770), San Antonio (1771), San Francisco (1776) y San Buenaventura (1782), entre otras.

Fray Fraimagesncisco Palou y Fray Joan Crespios mallorquines, que junto a fray Junípero Serra exploraron y evangelizaron la Alta California.

Gaspar de Portolà Rovira (1716-1786, Balaguer, Lérida), coronel del ejército, descubridor de la bahía de San Francisco, San Diego y Monterrey y primer Gobernador de Las Californias.

Martín Mayorga Ferrer (1721-1783, Barcelona), Presidente de la Real Audiencia y Capitanía General de Guatemala. Virrey de Nueva España (1779-1783).

Marià Martí Estadella (1721-1792, Bràfim), obispo de Puerto Rico y de Caracas.

Francesc Romà Rossell (1730-1784, Barcelona), Presidente de la Audiencia de México (1776) y, de forma interina, virrey (1779).

Pere Fages Beleta (1734-1794, Guissona, Lérida), explorador y coronel del ejército español, gobernador  de la Alta California,  descubridor de Sacramento, el desierto de Mojave, Los Tulares, San Gabriel y muchísimos lugares más.

Gabriel Avilés Fierro (1735-1810, Vic), militar y funcionario de Indias, nombrado Capitán general y Gobernador de Chile (1796-1799), Virrey del Río de la Plata (1799-1801) y de Perú (1801-1806). Llevó a cabo una tenaz lucha contra el levantamiento de Tupac Amaru. Conocido como el “Virrey Devoto” hizo construir muchas iglesias en América y se dedicó a las obras de caridad, liberó a los indios guaraníes de las “encomiendas” y les dio la libertad.

Antonio Francisco José Yorba y Ferrán (1743-1825, San Sadurní de Noya), formó parte de la Primera Compañía de Voluntarios de Cataluña de Pedro Fages y Beleta. Con Gaspar de Portolá se convirtió en cabo durante la expedición a Alta California de 1769. Estuvo en San Francisco en 1777, en Monterrey en 1782, y en San Diego en 1789.

Felix de Azara (1746-1821Huesca), naturalista, geógrafo y brigadier de la Armada. Participó en la Comisión de Límites de la frontera hispano-portuguesa en Paraguay. Su obra más conocida es Viaje a la América meridional.

Pere Alberni Teixidor (1747-1802, Tortosa), miembro de los voluntarios catalanes, exploró el Pacífico Norte en la década de 1790. Gobernador español de la Alta California.

Francisco Hermenegildo Garcés (1738- 1781 Morata de Jalón), recorrió los territorios de suroeste norteamericano en la región del río Gila y Nuevo México y descubrió Nevada. Fundó misiones en el río Colorado y murió a manos de los indios en 1781. Muchos franciscanos aragoneses siguieron sus huellas en las misiones de Nueva España y en el suroeste norteamericano.

Esteve Rodríguez Miró (1744-1795, Reus), teniente coronel del ejército español, Gobernador de la Luisiana entre 1782-1791.

Francesc Jorba Ferran (1743-1825, Sant Sadurní), perteneció a la Compañía Franca de Voluntarios de Cataluña de Pedro Fages y Beleta. Bajo Gaspar de Portolá se convirtió en cabo durante la expedición a la Alta California de 1769.

Ambrosi Cerdàn de Landa y Simón Pontero (1752-1803, Barcelona), oidor de Lima y Regente de la Audiencia de Guatemala, entre 1796 y 1803.

Narcís Coll Prat (1754-1822, Cornellà de Terri), arzobispo de Caracas.

Manuel Tolsá Enguera,(1757-1816, Valencia), arquitecto, embarcó hacia Veracruz para dirigir la Academia San Carlos de México, allí vieron la luz destacadas obras, construyó la cúpula y la fachada de la catedral de México.

Fray Magí Catalán y Guasch (1761-1830, Montblanch), fue destinado a las misiones de la costa oeste de los actuales países de Estados Unidos y Canadá, para acompañar a los viajeros de la ruta de la bahía de Nootka, actuando como capellán de la fragata Aranzazu. En las costas de  Vancouver, hay una pequeña isla que se llama Catalá island en su honor.

Benito Maria Moixó Francolí (1763-1816, Cervera), obispo de Charcas y auxiliar de Michoacán.

Josep Paramàs, Bernat Ibáñez, Dídac González y Josep Solís, jesuitas que evangelizaron a los indios guaranís del Alto Paraná en 1775.

Salvador Samà Martí (1797-1866, Vilanova i Geltrú, Barcelona), se incorporó a los Cuerpos de Ciudadanos Leales en Cuba, más conocidos por Nobles Voluntarios. Por la valentía mostrada en el enfrentamiento a la expedición de Bahía Honda le otorgaron el grado de coronel honorario del ejército. Fundó el Banco Español en Cuba y el dique de La Habana.

Joaquin Alòs y Bru (1746-1827, Barcelona), militar, Gobernador de Paraguay en 1786 y Gobernador militar de Valparaíso en 1799-1811.

Benito Perez Brito (1747-1813, Barcelona), Virrey de Nueva Granada en 1812.

Francesc Fleix Solans (1804-1870, Lérida), obispo de La Habana.

Sant Antoni Maria Claret Clarà (1807-1870, Sallent, Barcelona), fundador de los Claretianos, obispo de Santiago de Cuba donde luchó en contra de la esclavitud y quien fue un destacado defensor de la españolidad de la isla.

Eulogio Despujol y Dusai (1834-1907, Barcelona), Gobernador de Puerto Rico (1878-1881) y Gobernador de Filipinas (1891-1893)

Mosen Jacinto Verdaguer i Santaló (1845-1902, Folgarolas, Barcelona), sacerdote y poeta, con 29 años entró de capellán en la Compañía Trasatlántica y durante dos años viajó a Cuba. Algunos de sus versos:

“¡Colón! También la estrella de mar aquí invocaba,

la estrella que la tierra prometida le ha mostrado,

por eso en el primer templo que América fundaba,

se cuela la Moreneta gentil de Montserrat”.

Algunas estrofas de su Atlántida, son de lectura obligatoria para todos los hispanistas catalanes, canto sublime a Cataluña, América y la Hispanidad:
“…Troba Colon navilis, i en llur tosca                      “…Encuentra Colon navíos, y en su tosca
ala afrontant, magnanim, la mar fosca,                  ala afrontando, magnánimo la mar oscura,
Lo savi ancia, que des d’un cim l’obira,                  El sabio anciano que desde una cima la avista,
sent estremir lo cor com una lira;                            siente estremecer el corazón como una lira;
veu de l’angel d’Espanya, hermos i bell,                 voz del ángel de España, hermoso y bello,
que ahir amb ses ales d’or cobri a Granada,          que ayer con sus alas de oro cubrió a Granada,
eixamplar‐les avui com l’estelada                            ensancharlas hoy como la estrellada
i fer‐ne l’ampla terra son mantell.                           y hacer de la ancha tierra su manto.
Veu murgonar amb l’espanyol imperi                    Ve amugronar con el español imperio
l’arbre sant de la creu a altre hemisferi                  el árbol santo de la cruz en el otro hemisferio
i el mon a la seva ombra reflorir;                             y el mundo a su sombra reflorecer;
encarnar‐s’hi del cel la saviesa;                                encarnarse del cielo la sabiduría;
i diu a qui s’enlaira a sa escomesa:                          y dice a quien se eleva a su acometida:
‐Vola, Colon…; ara jo puc morir!”                            ‐!Vuela, Colón…;ahora ya puedo morir!”
Report this ad

De cada diez libros que se enviaban al Nuevo Mundo en tiempos del Descubrimiento y Conquista de América, casi seis estaban impresos en Cataluña, figurando habitualmente entre ellos el “Tirant lo Blanc”, del valenciano Joanot Martorell, el catalanísimo “Consulat del Mar”, y más de una “Gramática Castellana” de Nebrija, impresa en Barcelona.

Finalmente, dos ideas contrapuestas de dos eminentes historiadores catalanes:
El barcelonés Antoni Viladamor que escribió una primera parte de la Historia General de Cataluña, dedicada a las Cortes de 1585, se refiere a la “terra de Espanya nomenada vuy Cathalunya y precisa que “mon intent en toda ella sie stat posar tan solament les coses tocants a Cathalunya, todavia no he pogut dexar, en aquesta primera part, de fer relació de moltes tocants a la restant part de Espanya, per ser mesclades les unes ab les altres com a governades totes per uns mateixos reys, capitans y emperadors.
El gerundense Jaume Vicens Vives propone en su Notícia de Catalunya que: “Los catalanes del siglo XVI habían llevado una existencia mediocre, pero satisfecha. Castilla había tomado la dirección de los asuntos externos de la Monarquía hispánica, tanto en la vieja Europa como en la nueva América, y ningún catalán le regateaba los laureles de la gloria ni el peso asfixiante de la lucha. Los burgueses barceloneses se entretenían en sus torres de la cercanía urbana, atendían a la mejora del cultivo de la tierra y se embarcaban pocas veces en un pequeño comercio mediterráneo”.

En resumen, la importante y relevante participación de la Corona de Aragón en la empresa americana de España, se produjo durante todo el período de 400 años, en que en alguna parte del continente americano la soberanía española estuvo vigente.

La primera conmemoración del Día de la Hispanidad celebrada en España fue realizada en Barcelona, en la casa de América el 12 de octubre de 1911. El precursor de la idea de la Hispanidad fue el escritor vasco Ramón de Basterra Zabala, iniciativa que fue recogida por el periodista asturiano José María González proponiendo hacer de esta fecha la fiesta nacional de España.

 

http://www.abc.es/espana/20150111/abci-mito-catalane-prohibido-comerciar-201501101929.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Corona_de_Arag%C3%B3n_y_colonizaci%C3%B3n_de_las_Indias

http://elprincipatdecatalunya.blogspot.com.es/2009/12/cataluna-america-y-la-hispanidad.html

http://www.artehistoria.com/v2/contextos/6240.htm

https://peperomagosa.wordpress.com/2014/03/21/el-catalan-que-colonizo-california/

https://www.google.es/?gws_rd=ssl#q=catalanes+en+la+empresa+americana&start=10

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/fernando-el-catlico-y-catalua-0/html/00ebc326-82b2-11df-acc7-002185ce6064_6.html

http://www.raco.cat/index.php/Medievalia/article/viewFile/269083/356654

http://www.dignidaddigital.com/noticia/los-catalanes-en-la-epopeya-americana-28986.html

 




Catalans i aragonesos a la conquesta d’Amèrica: Esteban Rodríguez Miró. Esteban Rodríguez Miró


Esteban Rodríguez Miró y Sabater (en catalán Esteve Rodríguez Miró i Sabater; Reus, 1744Vergara, 4 de junio de 1795) fue un militar español que desempeñó el cargo de gobernador de la Luisiana. En el desempeño de sus funciones debió afrontar el incendio que arrasó Nueva Orleans en 1788.1

Font: https://es.wikipedia.org/wiki/Esteban_Rodr%C3%ADguez_Mir%C3%B3




Catalans i aragonesos a la conquesta d’Amèrica: Antoni Francesc Josep Jorba i Ferran


Antoni Francesc Josep Jorba i Ferran (20 de juliol de 174316 de gener de 1825), també conegut com a Don José Antonio Yorba I, va ser un dels primers colons catalans de Califòrnia.

Biografia

Nascut a Sant Sadurní d’Anoia a Catalunya, va pertànyer a la Companyia Franca de Voluntaris de Catalunya de Pere Fages i Beleta. Sota Gaspar de Portolà es va convertir en caporal durant l’expedició a l’Alta Califòrnia de 1769. Va ser a San Francisco el 1777, a Monterrey el 1782, i a San Diego el 1789. El 1797 es va retirar com a sergent; el 1810 va ser garant al Rancho Santiago de Santa Ana.

Rancho Santiago de Santa Ana

El 1810 va ser condecorat i va rebre la cessió de les terres que va anomenar Rancho Santiago de Santa Ana. Les terres abastaven unes 15 lligues espanyoles, i comprenien una part important del Comtat d’Orange incloent les actuals ciutats d’Oliva, Orange, Villa Park, Santa Ana, Tustin, Costa Mesa i Newport Beach. La ciutat de Yorba Linda (Califòrnia) li deu el seu nom.

A la seva mort el 1825 va ser enterrat a petició pròpia en una tomba anònima al cementiri de Missió de San Juan Capistrano on més endavant i en el seu honor, s’hi va col·locar un cenotafi.

Font: https://ca.wikipedia.org/wiki/Antoni_Francesc_Josep_Jorba_i_Ferran




Catalans i aragonesos a la conquesta d’Amèrica: Pedro Alberni


Pedro Alberni Teixidor (Tortosa, Tarragona, Cataluña, 1747Monterrey, en la actual California, E.U.A., 1802) fue un oficial militar español que sirvió como mando de la Primera Compañía Franca de Voluntarios de Cataluña destacada en California y en la isla de Nutka (en la actual Colombia Británica, Canadá).

De joven ingresó en el Segundo Regimiento del cuerpo de Voluntarios Catalanes, donde desarrollaría una larga carrera, alcanzando el grado de sub-teniente en 1773.

En 1767 pasó a América. En México participó en las campañas de Cerro Prieto y fue comandante de la provincia de Nayarit durante 7 años.

Nutka

En agosto de 1789 el Virrey de Nueva España Manuel Antonio Flores ordenó restablecer el fuerte de San Miguel, en Nutka (junto a la Isla de Vancouver). Por ello, al frente de la Primera Compañía Franca de Voluntarios de Cataluña, Alberni partió hacia la base naval de San Blas (Nueva España), donde se uniría a otras fuerzas encargadas de acompañarle hacia su destino. La expedición, embarcada en tres naves, zarpó de San Blas el 3 de febrero de 1790 y arribó a Nutka el 5 de abril.

Alberni, que hizo la travesía en el Concepción acompañado por unos 90 marineros y artesanos catalanes bajo su mando, realizó una intensa labor de reconstrucción de la plaza: fortificación, defensa artillera (20 cañones) desde tierra y mar, construcción de barracones, casas del comandante y el capitán, enfermería, fragua y horno, y huerto para cultivo de muchos tipos de vegetales. Llevó un registro periódico de las temperaturas del lugar e hizo una recopilación de palabras nativas con su equivalente en español. Sus anotaciones fueron empleadas por José Mariano Mociño, naturalista y cronista de Nutka, y por el conocido marino y científico Alejandro Malaspina. En 1791, exploró el Pacífico Norte junto al criollo Manuel Quimper.

Después de dos años de desempeño en Nutka, Alberni es llamado por el Virrey Revillagigedo a México, donde recibe su nombramiento como Gobernador y Comandante de Armas del Fuerte de San Miguel.

México y California

En julio de 1792, y con el grado de teniente coronel, es enviado a Veracruz como comandante de la fortaleza de San Juan de Ulúa, cargo que ocupa 8 meses, tras los cuales fue destinado a Guadalajara.

En abril de 1796, siguiendo órdenes del nuevo Virrey de Nueva España, el marqués de Branciforte, Alberni partió a California con 72 hombres para proteger las guarniciones españolas de Monterrey, Santa Bárbara, San Diego y San Francisco. A su paso por el río San Lorenzo fundó Villa Branciforte (en lo que hoy es Santa Cruz) en honor al Virrey.

En 1800 fue designado gobernador interino de California y comandante conjunto de las cuatro fortalezas antes citadas, a la espera del nombramiento de un sucesor. El 11 de marzo de 1802 murió en Monterrey, a causa de un edema.

El marino Francisco de Eliza llamó Canal de Alberni a una de las calas de la Isla de Vancouver, en honor al militar catalán junto al que sirvió.

En 1861, el capitán británico George Henry Richards bautizó a una de las poblaciones de la Isla de Vancouver, comunicada con el Pacífico por el canal antes citado, con el nombre de Port Alberni.

Font: https://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Alberni




Catalans i aragonesos a la conquesta d'Amèrica: Pedro Fages


Pedro Fages Beleta (Guisona, Lérida, 1734Ciudad de México, 1794) apodado El Oso, fue un soldado y explorador español, segundo gobernador militar de Nueva California (posteriormente Alta California) entre 17701774, y gobernador de las Californias de 1782 a 1791.

Durante 1770, Fages exploró por tierra las bahías de San Francisco, San Pablo, el estrecho de Carquinez, el río San José y las áreas próximas y se ganó su apodo de «El Oso» mientras cazaba osos cerca de San Luis Obispo.

Carrera

En 1767, el teniente Fages dejó España junto con los Voluntarios Catalanes hacia Nueva España para servir a las órdenes de Domingo Elizondo en Sonora. En 1769, Fages fue seleccionado por el Visitador José de Gálvez y Gallardo para dirigir la parte naval de la expedición de Gaspar de Portolá para fundar San Diego.

Fages embarcó en La Paz el 10 de enero de 1769, a bordo del buque San Carlos, y llegó a la bahía de San Diego el 29 de abril, después de navegar durante 200 millas fuera de rumbo a causa de errores cartográficos. Fages participó en las expediciones terrestres de 1769 y 1770, para localizar la Bahía de Monterrey. Durante estas expediciones fue ascendido a capitán.

Después de que Gaspar de Portolá dejara Nueva California en 1770, Fages sirvió como gobernador militar de Nueva California, con su cuartel general en Monterrey. Fages discutió con el padre Junípero Serra, presidente de las Misiones Españolas de la Alta California y fue reemplazado en 1774 por don Fernando Rivera y Moncada.

En 1777 Fages volvió a Sonora para luchar contra los apaches, y fue ascendido a teniente coronel. En 1782 fue nombrado gobernador de las Californias, reemplazando a Felipe de Neve, y volviendo a Monterrey, que había reemplazado a Loreto como la capital de las Californias en 1777. Fue promovido a coronel en 1789, y dimitió del cargo de gobernador en 1791.

Gobernador de Las Californias

Frages, comenzó su gobernanción, cuando Gaspar de Portolá, dejó de gobernar, por lo que Frages se convierte en el segundo gobernador. En 1782, Frages, comienza su segundo gobierno, en el que renuncia el 11 de agosto de 1789, debido a que una chispa cayo sobre el techo de la bodega adyacente a los cañones. Las llamas se propagaron rápidamente por los techos de tule quemando la casa del gobernador, la del sargento, seis bodegas y las casas de siete soldados. Aproximadamente la mitad de los edificios del presidio quedaron reducidos a cenizas.

1° Gobierno

Durante su primer año, tuvo dificultades de problemas de crecimiento y abastecimiento. En la misión de Monterrey habían sido abastecidos con suficientes provisiones y materiales para un año. Además de los cuatro misioneros, estaban allí Fages y sus 19 soldados. Ya con eso, Fages y sus voluntarios colaboraron con los soldados de cuera en la construcción de estructuras más permanentes, esto es, de adobes con techos de tejas, o de troncos que sostenían techumbres de tierra ya que se habla de edificios con techos planos.

2° Gobierno

Fages comenzó su tarea inspeccionando la fuerza del presidio de San Diego. La encontró en buenas condiciones que atestigua los cambios ocurridos desde su administración anterior. Los edificios se hallaban en buen estado. La muralla se había construido de adobes y Fages no dice que necesitaba repararse o completarse lo que hace pensar que encuadraba todos los edificios donde vivían unas 150 personas.

Font: https://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Fages




Catalans i aragonesos a la conquesta d’Amèrica: Gabriel de Avilés y del Fierro


Gabriel Miguel de Avilés y del Fierro (Vich, Barcelona, España, 1735Valparaíso, Reino de Chile, 1810). IV Marqués de Avilés,1 militar y político español que fue Gobernador de Chile (17961799), séptimo Virrey del Río de la Plata (17991801) y trigesimoséptimo del Perú (18011806).

Era hijo de José de Avilés e Iturbide, I marqués de Avilés,12 coronel de dragones y corregidor de Vich (17281744), y de Isabel del Fierro Brito. Al igual que su padre siguió la carrera militar y en 1767 fue nombrado capitán del regimiento de Dragones de la Reina.

Militar en Perú

En 1768, con el grado de sargento mayor, fue destinado a Perú. En 1771 se le designó sub-inspector para la instrucción de las milicias de caballería, aunque en la práctica actuaba como director de las tropas. En 1776 obtuvo por Real Orden el grado de coronel.

Desde 1780 participó en la represión de las sublevaciones encabezadas por José Gabriel y Diego Túpac Amaru. Siendo comandante de Cuzco resistió a los ataques del primero y lo derrotó en varios enfrentamientos importantes. Más tarde, al mando del cuerpo de reserva, participó en la expedición del general José del Valle contra los rebeldes. En el Cuzco, se casó con la viuda del marqués de Santa Rosa, Mercedes del Risco y Ciudad (1782), de quien se decía era persona en extremo piadosa.

En 1785 heredó de sus hermanos el título de Marqués de Avilés, concedido veinticuatro años antes al entonces intendente de Zaragoza, su padre, el brigadier José de Avilés. En 1787 fue nombrado gobernador del presidio y plaza fuerte del Callao. Permaneció en Perú hasta 1796, un año después de haber alcanzado el grado de teniente general.

Gobernador del Reino de Chile

En 1796 Avilés ocupó el cargo de Reino de Chile o Capitán General (Gobernador) de Chile y Presidente de su Real Audiencia, reemplazando en el cargo a Ambrosio O’Higgins, quien había sido nombrado virrey del Perú.

Durante su gobierno realizó diversas labores de gestión pública en Santiago de Chile relacionadas con la seguridad, limpieza, ornato, construcción, servicios públicos, y caridad: Adelantamiento de los tajamares del río Mapocho; empedrado de calles; instalación de alumbrado público por medio de faroles de vidrio colgados en pescantes de hierro ubicados en las principales cuadras; provisión de alojamientos para desvalidos (p.ej. Hospital San Juan de Dios). También en la capital, instauró el Tribunal del Consulado, el cual asumió las funciones de juez de las causas comerciales e industriales, siendo su primer síndico el abogado Manuel de Salas.

Recorrió otros lugares de Chile, donde también mandó ejecutar trabajos similares a los de la capital, como la construcción de varias iglesias.

Virrey del Río de la Plata

En 1799 Avilés marchó a Buenos Aires como virrey del Río de la Plata. Desde su puesto fomentó el desarrollo de las poblaciones fronterizas con los indígenas; suprimió las encomiendas de guaraníes, a los que liberó y entregó la propiedad de las tierras; organizó expediciones a las salinas para la obtención de sal; creó la Escuela de Náutica; y promovió la publicación del Telégrafo Mercantil, primer periódico de Buenos Aires.

El 20 de junio de 1800 fue nombrado virrey del Perú por el rey Carlos IV, por fallecimiento de O’Higgins, aunque no ocupó el cargo hasta el año siguiente.

Virrey del Perú

En esta segunda etapa en Perú, Avilés residió como virrey, en la ciudad capital Lima. Dedicaba gran parte de su tiempo a asuntos religiosos, por lo que era conocido popularmente como el “virrey devoto“. Contrajo matrimonio con la dama limeña Mercedes Risco y Ciudad, apodada “la santa virreina“, junto a la que sufragó diversas obras de caridad, como el hospital del Refugio para mujeres.

Su labor al frente del gobierno fue semejante a la de sus dos anteriores destinos. Durante el mismo se creó mediante Real Cédula la gobernación de Maynas, 15 de julio de 1802, y se incorporó Guayaquil al virreinato.

Tras cesar en el cargo en julio de 1806, Avilés se quedó a vivir en Lima. Establecido en el pueblo de la Magdalena cercano a la ciudad, en 1807, fallecida su esposa y sin hijos, se trasladó a Arequipa, donde permaneció hasta 1810. Ese año decidió volver a España pero enfermó durante el viaje y murió en Valparaíso en septiembre.

El marquesado de Avilés pasó a su hermano menor, a cuya muerte se extinguió por falta de descendientes.

Escudo de Armas

En campo de gules, un castillo donjonado de oro, con dos alas de plata, una a cada lado; el cual se asienta sobre rocas y ondas de azur y plata. El escudo se encuentra adornado con banderas y estandartes propios del rango de Teniente General que ostentaba y demás ornamentos (cañones, lanzas, etc) característico de su profesión de armas. En la parte superior porta un yelmo con lambrequines que salen del mismo. El todo timbrado con una corona de marqués correspondiente a su título nobiliario.13

Font: https://es.wikipedia.org/wiki/Gabriel_de_Avil%C3%A9s_y_del_Fierro