“D’Ors fue el primer fascista español”, afirma el historiador Cacho Viu. Miguel Mora. El País. 08/07/1997

“Eugenio D’Ors fue el primer fascista español”. Esa es la conclusión a la qué ha llegado el historiador Vicente Cacho Viu (Madrid, 1929) en su libro Revisíón de Eugenio D’Ors (Quaderns Crema y la Residencia de Estudiantes), que fue presentado ayer en Madrid. Aproximación a la juventud teórica del polémico intelectual catalán -analiza el periodo 1902-1930-, el libro afirma que D’Ors (1881-1954) “se impregnó en París, entre 1906 y 1910, de la corriente autoritarista francesa que sería la génesis del nacionalsocialismo. Georges Sorel, en lo social-sindical, y su amigo Charles Maurras, en lo nacionalista, le influyeron mucho”.

Eugeni d’Ors, el misteri continua. Montserrat Serra. Wilaweb.

L’any 2010 Vicenç Altaió, aleshores director de l’Arts Santa Mònica, encarregava a Xavier Pla, estudiós de la literatura catalana, una exposició dedicada al controvertit intel·lectual Eugeni d’Ors. El centre combinava l’exposició sobre un autor modern i una altra sobre un autor més antic. Així van néixer les exposicions dedicades a l’escriptor Quim Monzó i al poeta Joan Salvat-Papasseit. I les que havien de seguir eren la d’Eugeni d’Ors i la de Baltasar Porcel. Però la defenestració de Vicenç Altaió al capdavant del Santa Mònica el 2013 va paralitzar aquests dos projectes.

Josep Pla, desde la cama. Carles Geli. El País. 16/11/2014

Mediados de los años 50. A pesar de ser un escritor y periodista reconocido en toda España, Josep Pla está deprimido. Quizá más de lo que cree. Tiene 59 años pero se sabe muy cansado. “Siento que me he hecho viejo –que cada día soy más viejo. ¿Qué viviré? ¿Tres años? ¿Seis años?” No tendré tiempo de nada”, anota el 12 de junio de 1956 en una de sus infinitas noches de insomnio casi perenne. Le vence una dictadura que abortaba una tímida liberalización, y que mantenía a sus gentes en una miseria moral notable; una censura inmisericorde (“hace casi 40 años, en todos los regímenes, que he trabajado con este pie forzado”) que de rebote le lleva a dudar sobre su escritura (que practica a destajo) y unos demonios internos (sentimentales-eróticos, en buena parte) que retroalimentan un alcoholismo notable…