Carlos Martínez Shaw. Universidad de Barcelona

La historiografía catalana del siglo XIX puso en circulación la tesis que defendía que los súbditos del Principado (y del resto de la Corona de Aragón) habían quedado excluidos del comercio con las Indias desde el momento mismo del descubrimiento hasta el decreto de 1778. Poste-riormente, otros estudios han tratado de matizar o desmentir esta inter-pretación de los hechos, desde las elaboraciones de historiadores positi-vistas (como A. Ruíz y Pablo o F. Rahola y Tremols), hasta las obras de autores más actuales (como A. Rumeu de Armas, R. Konetzke o P. Vilar). Sin embargo, los convincentes argumentos aportados no han hecho retroceder completamente la pertinaz leyenda nacionalista, cuyas constantes, que siguen aflorando en la publicística más reciente, han sido caracterizadas así por J.M. Delgado: “-Catalunya tuvo un papel de primera línea en el Descubrimiento, ya mediante la participación de catalanes supuestos (Colón, Juan Ca-boto), o ciertos (padre Boil), ya mediante su apoyo financiero (Luis de Santángell. -A pesar de este protagonismo, el país quedaría marginado de los beneficios extraídos del Nuevo Mundo.

El falso mito de que los catalanes tenían prohibido comerciar en América. ABC, 11/01/2015

La falta de participación de los catalanes se debió a factores económicos y no a jurídicos a principios del descubrimiento. Progresivamente, los comerciantes aragoneses fueron desplazando sus intereses del Mediterráneo al Atlántico

El reinado de los Reyes Católicos, con la consiguiente unión de las coronas de Aragón y Castilla y León, es señalado por el nacionalismo catalán como el origen de todos los males de Cataluña. Según apunta una guía turística que se distribuía hasta hace poco en Barcelona, la región fue «privada de oportunidades comerciales con América y se convirtió en una tierra empobrecida». Una versión victimista y manipulada de la historia, frente a la que el hispanista Henry Kamen dice «no saber si reír o llorar ante tanta insensatez» en su último libro «España y Cataluña: Historia de una pasión».

Cataluña en la carrera de las Indias, treinta y cinco años después. Lo que queda por hacer. Uned. Isabel Lobato Franco

En efecto, desde que Carlos Martínez Shaw cerrara el debate suscitado en torno a esta cuestión en el célebre artículo publicado en 1980 en el Boletín Americanista, lejos de producirse la natural evolución en un tema historiográficamente superado por haberse demostrado fehacientemente su falsedad, lo que se ha producido es una clara involución que se pone de manifiesto al haberse convertido en pieza del argumentario de la historiografía nacionalista sustentadora del actual «procés», y divulgarse a través de cursos, conferencias o charlas, organizadas por todo tipo de asociaciones culturales (patrocinadas por los poderes públicos, no hay que olvidarlo) y de todo tipo de artículos de opinión publicados en prensa, pero sobre todo, en la red, a través de todo tipo medios digitales, blogs personales o páginas web de todo tipo de grupos, fundaciones o círculos. Quiero llamar la atención sobre el hecho, ciertamente revelador, de que la autoría de muchas de estas charlas, conferencias, artículos y hasta ponencias presentadas en congresos internacionales, no corre, en casi ningún caso, de la mano de historiadores profesionales.

Castilla y Aragón en el descubrimiento de América. Víctor Balaguer

¿No es verdad, señores míos muy distinguidos, los que medispensáis la merced de asistir á esta conferencia, no,es verdadque hay algo que puede parecer singular, y también misterioso,y también providencial, en la unión de Aragón y de Castilla, ypor consiguiente, en la incorporación de estos reinos y funda-ción del de España, si se atiende á que los llamados á realizar•esta grande obra fueron dos monarcas, cuyo origen debe con-siderarse como ilegítimo por los partidarios del derecho divino,por los mantenedores del clasicismo litúrgico y de la tradiciónortodoxa?Porque, en efecto, es cosa singular. Si antes no se hizo estaobservación, paréceme llegado el momento de hacerla y de pe-dir que fijen en ello su atención los creyentes, los pensadores,y los filósofos.

John Elliott recorda que una part dels catalans vol el «doble patriotisme». Diari de Girona. 30/10/2018

A l’historiador i hispanista britànic John H. Elliott el preocupa la «polarització» de la societat catalana i recorda l’existència d’una important part de catalans que defensen el seu «doble patriotisme». Entrevistat amb motiu de la presentació a Espanya del seu llibre Catalanes y escoceses. Unión y discordia (Taurus), el premi Príncep d’Astúries de Ciències Socials de 1996 assegura que Catalunya «és una societat en aquest moment molt polaritzada», i això li sembla «molt preocupant». El mestre d’hispanistes, internacionalment alabat per les seves investigacions sobre la història d’Espanya, enquadrada en el marc europeu i americà, defensa en el seu llibre el concepte de la doble lleialtat.

I en la conversa també admet la triple lleialtat, si per exemple s’incorpora el sentiment de pertinença que afecta la Unió Europea.